PILAS Y BATERIAS UNIVERSALES
 
 
 
 
 
 
 

Datos relacionados a las pilas

 
 

¿Sabía que existen ciertos problemas relacionados al uso de pilas?

Los problemas del uso de pilas pueden o no ser muy conocidos pero existen y conocerlos siempre es beneficioso para saber cómo ayudar a evitarlos.

1. El despilfarro económico implica su uso. La corriente eléctrica generada por las pilas es 450 veces más cara que la de la red; por ejemplo, un Kw/H de la red cuesta al consumidor 11 pts, mientras que la misma energía en pilas cuesta 5 mil ptas (boletín de la Organización de Consumidores y Usuarios No. 1, 82, junio del 87: Pilas y Pelas).

2. Inutilización de aparatos debido a su supuración. Una pila abandonada en un aparato que no es usado corre peligro de derramar las sustancias químicas de su interior, por lo cual el aparato que las contiene puede deteriorarse seriamente. Se ha desarrollado el blindaje de las pilas para evitar este problema pero aún su eficacia no es absoluta y su aplicación no está universalmente extendida.

3. Eliminación cuando se agotan. Este es el principal problema a resolver pues, cuando las pilas se agotan, se depositan en bolsas de basura que llegan a vertederos no preparados para su manejo, ahí son abandonadas o incineradas. Las pilas contienen mercurio y cadmio, metales contaminan aguas subterráneas que son utilizadas y por las personas. El mercurio se acumula en la médula ósea y en el cerebro, dañando a mediana y largo plazo los tejidos cerebrales y el sistema nervioso central. Por razones como éstas es importante la correcta recolección de las pilas y baterías de equipos tecnológicos.

 
PILAS Y BATERIAS UNIVERSALES -
 
 

Los distintos tipos de pilas en uso son:

 

Zinc carbón:


También llamadas secas o pilas salinas. Se fabrican desde inicios del siglo, contienen poco mercurio o es nulo, por eso pueden ser “verdes”, “ecológicas” o “green”.
 

Pilas alcalinas:


Son de larga duración. Ideales para aparatos complejos y de alto consumo. Contienen 0.04% de mercurio (175 ml contaminan más de lo que bebe una persona en toda su vida).
 

Pilas de botón litio:


Son las más grandes de tipo botón. Sirven para calculadoras y relojes.
 

Pilas salinas:


Son las primeras que aparecieron y ya las usaban nuestros abuelos. Tienen menos duración y potencia pero su contenido tóxico es muy bajo. Pueden ser desechadas en un contenedor ordinario sin que este represente un riesgo o fuerte impacto ambiental.
 

Pilas verdes:


Apenas contienen mercurio así que no contaminan y podemos echarlas al cubo de la basura. Aunque pueden ser una alternativa interesante, no deben constituir una excepción sino la regla general.
 

Pilas en miniaturas o pilas de botón:


Son chatas, redondas y de tamaños reducidos, como botones. Se usan en la industria electrónica para audífonos, aparatos médicos, relojes y calculadoras.
 

Pilas de botón de óxido de plata:


Son diminutas y se distinguen por la sigla SR. Se encuentran muy poco en los comercios ya que por su alto precio no constituyen una alternativa económica. Contienen 1% de mercurio.
 

Pilas de nicad, níquel y cadmio:


Recientemente se ha empleado con mayor frecuencia un nuevo tipo de pila seca. Se emplean en calculadoras, pulseras, relojes y equipos fotográficos.
 

Pilas de botón de mercurio:


Pueden identificarse con la sigla MR. Garantizan energía por largo tiempo, contienen un 30% de mercurio. Pueden contaminar 600 mil litros de agua.
 

Pilas de botón de zinc-aire:


Tienen gran cantidad de agujeros diminutos en la superficie. En el campo de la medicina estas pilas son ocupadas en prótesis mecánicas. Pueden contaminar hasta 12 mil litros de agua.